zamoraenverde

Aceñas de Gijón

 

 

ACEÑAS DE GIJÓN

 

             Aunque los zamoranos estamos muy familiarizados con la palabra “aceña”, pues no en vano nuestra ciudad cuenta con cinco de estas originales construcciones sobre el cauce del río Duero, creo necesario aclarar para aquellos que no lo están tanto, que se trata de unos molinos construidos sobre el curso de un río -generalmente en sillería de piedra y fábrica de ladrillo- que aprovechan la fuerza del agua para, mediante un original mecanismo hidráulico, proceder a la molienda del grano. El origen de las más antiguas de Zamora data del siglo X, y han algunas han llegado a funcionar hasta finales del siglo XIX. Hoy sin duda, son digna muestra del ingenio del hombre para  aprovechar los recursos naturales en beneficio de la colectividad.

 

http://zamoraenverde.blogspot.es/img/acenas3.jpg

Pasos del río bajo las Aceñas de Gijón, situadas aguas abajo de la ciudad. 

 

          Las Aceñas de Gijón, cuyo nombre puede prestar cierta confusión, son también zamoranas, y he decidido dedicarles este espacio, siguiendo la amable sugerencia que un seguidor del Blog me hizo recientemente. Precisamente, unos días después de haber asistido yo, a una conferencia sobre “Las Aceñas del Duero” que dieron en el Museo de Zamora dos arquitectos, uno de ellos que ha intervenido en la restauración de las Aceñas de Olivares, y el otro -profesor de la Escuela de Arquitectura de Valladolid- que ha participado en la elaboración de un interesante estudio-inventario sobre ellas, mostrándonos ambos  la importancia  que supone la conservación de este conjunto patrimonial para nuestra ciudad.

          Por esa razón me desplacé hasta las aceñas de Gijón. Para verlas de nuevo, pues hacía mucho tiempo que no iba por allí y ya, antes de llegar, se vislumbraba la triste imagen que ofrece aquel lugar. Un camino polvoriento y sucio, que arranca en la carretera de Almaraz (frente a la antigua cárcel) hacía presagiar el resto de lo que nos espera. La primera sensación fue la de un lugar totalmente abandonado y lleno de suciedad, apenas utilizado, salvo por unos pescadores que había en una isla cercana.  Nada que ver con aquel rincón que en otro tiempo me pareció tan romántico y pintoresco, por la proximidad del río, la vegetación del bosque y las evocadoras ruinas de las aceñas. Y que ahora se encuentra en tan precaria situación. 

 

http://zamoraenverde.blogspot.es/img/acenas2.jpg

Lamentable estado de la puerta de acceso a las aceñas.

 

          Lo que queda de  los molinos, cada vez más arruinados por el acoso del agua y el sistemático abandono de quienes deberían velar por su conservación, presenta un lamentable estado cada vez menos reconocible, abarrotado de árboles acumulados arrastrados por el agua. Ciertamente, me resulta bastante difícil describirlo, mejor me apoyaré en las fotografías que tomé ese mismo día.

 

http://zamoraenverde.blogspot.es/img/acenas4.jpg

Restos de la aceñas. Y mucha basura acumulada delante de ellas.   

 

http://zamoraenverde.blogspot.es/img/acenas1.jpg

Detalle de las ruinas de las Aceñas de Gijón. 

 

 

Luego, me llamó la atención una presa recién construida aguas arriba, no sé con qué finalidad; esperemos que sea el buen presagio de una próxima intervención, tan necesaria como urgente.  Además no olvidemos que tenemos en Zamora, técnicos y empresas con experiencia reconocida en las Aceñas de Olivares para poder realizar un excelente trabajo, y que no deberíamos desaprovechar.

 

http://zamoraenverde.blogspot.es/img/acenas6.jpg

Presa provisional, costruida delante de las aceñas.

¿Será la señal del comienzo de las obras de consolidación?  

 

 

En mi modesta opinión, lo que necesita este pintoresco lugar es fundamentalmente, una consolidación de las estructuras de las aceñas, recuperando los elementos derribados que se encuentran bajo las aguas y reconstruyendo los tajamares y la imagen de los molinos de forma suficiente para  facilitar su comprensión, pero dejando patente que se trata de unas ruinas. Desde luego, no debería realizarse una obra tan completa como la que se hizo en Olivares, pues eso conllevaría tener que otorgarles un posterior uso, con personal de vigilancia, mantenimiento, etc., que para  un lugar tan alejado de la ciudad, no sería viable. Deben ser unas hermosas ruinas que se puedan visitar libremente, sin ningún obstáculo en la entrada y que puedan servir como estancia, practicar la pesca, o incluso como embarcadero. A la vez, debería respetarse al máximo el valor paisajístico del entorno del río, reparando la zuda, conservando la vegetación natural, eliminando las casetas de ladrillo que ya no sirven para nada y manteniendo el lugar limpio y sin apenas equipamiento, si acaso algun  recipiente para depositar las basuras. Finalmente, sería necesario acondicionar (sin necesidad de asfalto) el camino de acceso y señalizarlas.

      

       Afortunadamente, nuestra alcaldesa nos prometió en las pasadas elecciones, la recuperación de este lugar:

       La necesidad de recuperar el patrimonio natural del río con una actuación integral  es una prioridad, para poner en valor este activo, integrándole en la vida de la ciudad,  de manera que “Zamora no le de la espalda a su río”, aumentando el número de espacios para el disfrute de los ciudadanos. Los ejes de actuación plantean la recuperación de las márgenes, las Aceñas de Gijón, la puesta en valor de las islas del Duero, la navegabilidad del río y la restauración del Puente de Piedra.”;

        Estas fueron sus declaraciones. 

 

http://zamoraenverde.blogspot.es/img/acenas7.jpg

Entorno de las aceñas, con casetos inservibles y mucha suciedad. 

 

Ahora, sólo nos falta que se cumplan las promesas y que que administren mejor los presupuestos (después de tanto derroche en proyectos superfluos, costosos y nada rentables llevados a cabo en los últimos años, como el Auditorio -dos millones- construido junto al estadio de futbol), para que pueda relaizarse la recuperación de este lugar lo antes posible, y así tengamos  en perfectas condiciones un espacio tan especial. Se lo merece y lo agradeceríamos todos, los zamoranos y los que nos visiten.

 

 

                                       Noviembre 2011

  

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Te agradezco tu comentario Oscar. Si quieres visitarlas está nada más pasar la antigua cárcel en un camino que sale a la izquierda hasta llegar al río, ya desde allí se ven.

Una pena la verdad el estado de estas aceñas. Por cierto, en qué punto se encuentran? Nunca las he visto dado que no sé el lugar exacto. Muchas gracias y enhorabuena por el artículo.

Añadir un Comentario: