La ciudad desdentada

Escrito por zamoraenverde 01-10-2013 en Urbanismo. Comentarios (0)


Solar en la calle Arapiles 


      Lo siento, pero no puedo con las prisas que se dan algunos para derribar edificios con el beneplácito de nuestro Ayuntamiento, provocando la proliferación de solares por toda la ciudad, que luego tardarán años y años en volver a edificarse, dejándonos un paisaje urbano que se me antoja  semejante a una boca desdentada, llena de caries amarillas y necesitada de una ortodoncia urgente.

      Aunque los Planes Generales en general, establecen plazos para evitar que los solares permanezcan más tiempo del necesario en estado de abandono, esos plazos al menos en Zamora no se hacen cumplir y tampoco se exige (o al menos eso parece) como es preceptivo, que antes de derribar, el propietario tenga la licencia de obras del nuevo edificio. El caso es, que entre unas cosas y otras, se acaba provocando una situación de lenta demolición de parte de la ciudad, que se prolonga en el tiempo para vergüenza de todos. Por supuesto que hay casos que necesitarán un derribo urgente, ya sea por motivos de seguridad o incluso de higiene, aunque son los menos, pero el resto de demoliciones no deberían permitirse hasta no tener el compromiso firme de que se van a edificar en el plazo previsto; Pues siempre será mejor ver un edificio aunque esté vacío, que un solar abandonado acumulando suciedad, vegetación descontrolada y hasta ratas campando a sus anchas.


Actual demolición del Colegio Menor de los PP Franciscanos en la Av. Requejo



      Ya comenté en un post anterior, la cantidad de solares que, lamentablemente, tenemos en el casco antiguo como lo hubiese arrollado un tsunami, pero resulta que también en el ensanche de la ciudad, edificios levantados en el siglo pasado se están demoliendo, y por unas u otras causas, permanecen como solares durante muchos meses, o lo que es peor, muchos años; Y más ahora, con la paralización que ha sufrido el sector de la construcción por el estallido de la burbuja inmobiliaria. Situación que podemos comprobar con el chalet de Príncipe de Asturias 3, derribado hace ya más de 10 años, los edificios de Pablo Morillo nº 6 (derribado hace unos 5 años) y nº 7 (derribado hace unos meses), el antiguo Colegio Menor de los P.P. Franciscanos en Requejo 16, un edificio que merecía estar catalogado para su conservación y que están demoliendo actualmente, o los derribados hace décadas en las calles de Candelaria Ruiz del Árbol y Arapiles, etc. , por lo que considero urgente que el Ayuntamiento tome medidas y sea más escrupuloso y exigente a la hora de conceder licencia para el derribo de edificios.


Solar que lleva más de 10 años en plena avenida Príncipe de Asturias



     Para hacernos una idea de como otros ayuntamientos tratan de evitar este problema tan preocupante para sus ciudades, veamos por ejemplo  lo que dice la Ordenanza Municipal de Zaragoza, que en su regulación para la Conservación de Edificios e Inspección Técnica de Edificios, recoge: "El ya conocido y definido por la legislación autonómica como deber de edificación y, en su virtud, la facultad de la Administración local para instituir el denominado Registro de Solares, con la facultad de aplicar el régimen de edificación forzosa, que en el Art. 69.- Obligación de edificar, señala:  El propietario de solares y de construcciones en ruina o inadecuadas deberá emprender la edificación o cesar el uso inadecuado dentro del plazo fijado en el planeamiento y, en su defecto, en el de dos años contados desde que la parcela merezca la calificación de solar o desde la declaración administrativa de ruina o inadecuación...   El planeamiento urbanístico contendrá necesariamente las oportunas normas sobre plazos de edificación de solares afectados por los mismos."

   

Solar desde hace años en Pablo Morillo


     Hay que evitar pues, esta sangría de edificios derribados con una normativa adecuada que controle las obligaciones de los propietarios, y en caso de que ya exista dicha normativa, vigilando con firmeza su cumplimiento.

 

                                                                                      Octubre 2013