Ahora, la margen izquierda

Escrito por zamoraenverde 07-11-2013 en Medioambiente. Comentarios (0)


nov-13-10-.jpg

Huellas de maquinaria pesada debajo del Puente de Piedra.


      No se  puede negar que la margen izquierda del Duero, objeto de las obras que acaban de comenzar, necesite de limpieza de basuras acumuladas, retirada de árboles caídos, más cuidados y alguna que otra mejora más, ya que apenas se le ha dedicado desde hace muchos años, la atención necesaria para un mantenimiento adecuado y constante. 

      Otra cosa es el momento elegido para hacerlo, en plena época de recortes brutales y mermas sociales tan vitales como el elevadísimo paro que sufrimos, la congelación o bajada de salarios, la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones, eliminación de becas, aumento del copago de medicamentos, etc. etc.; que nos vengan ahora, con lo que han denominado como “Recuperación de la margen izquierda del Duero” con un gasto de 1.087.000 €, me parece casi insultante. Además, como pueden llamarle "recuperación"  si lo que hacen es destruir la vegetación y la vida que el río ha creado a su paso?



Árboles y arbustos sanos talados y terreno arrasado cerca de las aceñas

Más árboles talados en Entrepuentes, a esto lo llaman recuperación.

    Dicho lo anterior y para entrar de lleno con la nueva intervención, he comprobado como, para empezar, están utilizando maquinaria pesada arrasando todo lo que se encuentran por delante, como elefantes en una cacharrería, y motosierras por doquier para talar cientos de árboles. Por supuesto que algunos necesitaban ser retirados porque ya se habían caído o incluso muerto, pero ¿cómo pueden talar tantos árboles y ramas sanos tratándose de un paraje natural de la ribera del río Duero?  Además, estos trabajos deberían realizarse principalmente a mano, para conseguir el respeto y cuidado necesarios, conservando todo lo que sea  posible.


Troncos de árboles sanos, mezclados con otros en mal estado


Desconozco qué es lo que van a hacer y cómo, pero por la experiencia de otras veces –y ojalá me equivoque- no va a quedar un solo arbusto en pie, como ya nos tienen acostumbrados, con el trato brutal que recibieron la isla de las Pallas y la margen derecha, “tapizada” después con ese césped tan poco ecológico y por supuesto, nada autóctono. Eso sí, quizás nos coloquen artilugios tan absurdos como las sombrillas metálicas que hay en Los Pelambres, mesas, bancos, papeleras, etc. como si no tuviésemos escarmiento suficiente al ver como otros equipamientos se los han llevado por delante las frecuentes crecidas del río. Si nos descuidamos y la Comunidad Europea no lo impide (aunque ya han tenido que modificar el proyecto inicial para ajustarlo a las exigencias que les impusieron desde Bruselas para su aprobación, muy bien no estaría), nos harán tremendas escolleras, hormigonarán caminos para paseos o carriles bici, plataformas para pescar, como si no fuese posible pescar como se ha hecho toda la vida, y otras lindezas por el estilo como podemos ver en el Parque de La Aldehuela, y una vez arrasada toda la vegetación que ha crecido de forma natural, nos plantarán ese césped que cuesta tanto de mantener por el consumo tan elevado de agua que necesita en una climatología como la nuestra, llenandonos el recorrido de señalizaciones e indicaciones; Todo muy del gusto de nuestros ediles, para saldar “esa deuda que teníamos con la margen del Duero”, según las declaraciones de la alcaldesa al diario La Opinión, que aunque tienen mucho de verdad en cuanto a la deuda se refiere, considero menos prioritaria esta intervención, que construir un Centro de Salud o un Centro Cívico por ejemplo, del que carecen en esa parte de la ciudad. Cuando no, emplear el escaso dinero (que procede de nuestros impuestos) en mantener pavimentos, aceras sin barreras arquitectónicas, alumbrado adecuado y de bajo consumo para los barrios, y hasta la restauración del Puente de Piedra, mucho más necesaria después de la chapuza que hicieron con la última pavimentación, y por el que deberán pasar necesariamente los vecinos del otro lado cuando se dirijan al centro caminando.


La moto-sierra talando un árbol sano en Los Pelambres


El árbol anterior tumbado ya para siempre


No sé lo que van a hacer, repito, aunque según las declaraciones del responsable de la Confederación Hidrográfica del Duero será “respetando el entorno” ; pero el comienzo no ha podido ser peor, como muestran las fotografías, así es que me asaltan numerosas y más que lógicas dudas del resultado final. Solo espero que los 900 árboles que han prometido plantar sean un porte adecuado, prendan bien y tengan el agua que necesitarán hasta hacerse adultos, y no se sequen el primer verano por falta de agua en una climatología tan seca como la que tenemos en Zamora, como ya ocurriera con los plantados en Las Pallas o en Valorio. Por cierto, ¿se han olvidado que un paraje natural, como indica la placa que señala la etapa 18 del camino natural “Senda del Duero”, y que aún podemos ver junto al Puente de Hierro, necesita también especies arbustivas?



Señalización de la Senda del Duero junto a las Aceñas de Cabañales.
Una cosa es lo que pubicitan y otra lo que hacen después.


Ya solo nos queda ver el resultado final cuando terminen, que mucho me temo será de un tremendo impacto en un medio natural tan sensible, como ha ocurrido recientemente con la rotonda tan inadecuadada del nuevo puente. Y esperar que el río Duero con el tiempo haga su labor de regenerar una vegetación que nos están robando en cuanto tienen la menor ocasión.

Solo una aclaración más para la señora alcaldesa, cuando justifica que estas obras son para evitar “que el río sea un elemento separador”, pues no lo entiendo, no creo que estas obras sirvan para unir nada, el río inevitablemente separa las dos orillas, y los puentes y las barcas sirven para unirlas ¿o no?


Más madera apilada de árboles talados y ramaje cortado



      Si de verdad quieren limpiar de escombros y trastos arrojados a la orilla del río, a muy pocos kilómetros aguas abajo, en la zona de Los Infiernos, encontramos todo tipo de restos depositados por gentes sin escrúpulos, que no respetan nada, como si se tratase de un vertedero; hasta desde el mirador de la carretera, podemos ver un enorme sofá como muestra la siguiente fotografía:


El paraje del Duero conocido como Los Infiernos, con desechos arrojados en sus márgenes.



"El río exclamaba: ¿Por qué le llaman limpieza si lo que hacen es destruir la vida que creó? 

Cada año el mismo ritual. El río crea, la administración destruye. Una de las cosas que también indignaba al río es que mucha gente paseaba por allí y nadie soltaba ni tan siquiera una exclamación de rabia. ¡Es que no ven que como estoy hermoso, es cuando en mis orillas crecen árboles y toda clase de animales me visitan!

¿No ven los frutos, las sombras y mi canto permanente?

¿No ven las sombras que se crean, los mil colores, las almecinas, las majoletas, las moras

¿No tienen ojos?"

De la web "Granada, por una nueva cultura del territorio":  http://www.otragranada.org/spip.php?article651


                                              Noviembre 2013