Arboledas enfermas

Escrito por zamoraenverde 02-10-2014 en Medioambiente. Comentarios (1)

platanos-enfermos-re-4-.jpg

Plátanos enfermos en la Avenida de Requejo.


platanos-enfermos-re-2-.jpg

Arboleda sana, sin podar, en la avenida de Requejo.


Cualquier zamorano que mire con un mínimo de atención a los árboles plataneros (platanus hispánica) que jalonan nuestras principales calles, plazas y paseos, habrá podido apreciar que numerosos ejemplares presentan un estado lastimoso con todas sus hojas arrugadas y secas en pleno verano (la mejor época para disfrutar del verdor de su frondosidad). Un problema que no solo afecta a nuestra ciudad, ya que los plátanos de Salamanca, Valladolid, y otras ciudades supongo, también tienen esta enfermedad, que según los expertos se llama antracnosis. 

Pues ya han salido a la palestra algunos políticos del área y, sin entrar a valorar sus declaraciones, salta a la vista que aprovechando que el “Pisuerga pasa por Valladolid”, empiezan a cargar como suele ser costumbre contra los árboles, culpándoles de su enorme tamaño, del levantamiento de aceras por las raíces y del alto coste de los tratamientos y su agresividad, ya que se utilizan productos químicos nocivos para el medio ambiente. Así podemos ver y leer noticias como “El plátano de sombra deja de reinar en Valladolid” (El Norte de Castilla, 25 marzo 14), o “Un hongo provocado por la humedad ataca a los plataneros de la ciudad”  (La Opinión de Zamora, 26 julio 14), sin pararse a pensar o preguntar -según parece- a los verdaderos expertos, cuales son las causas que han provocado esta nueva situación.


1412349101_platanos-enfermos-re-7-.jpg

Plátanos en buen estado -no se podan- en la calle de Magallanes.


1412418873_platanos-enfermos-re-9-.jpg

Plátanos enfermos -que se podan todos los años- también en la calle Magallanes.


Yo, en mi humilde opinión, he venido aconsejando que estos árboles, que  son muy resistentes y longevos, deben plantarse suficientemente alejados de los edificios -o viceversa, si es el árbol el que está plantado antes- para evitar molestias (se aconseja entre 6 y 10 metros), con amplios alcorques, y suficientemente separados entre ellos para que puedan crecer sanos y llegar a alcanzar todo su  imponente porte (no como los plantados en la carretera de la Aldehuela, tan próximos que apenas pueden crecer); pero sobre todo, evitando las habituales podas tan brutales que los dejan sin la mayor parte de sus ramas, debilitándolos y aumentando así la posibilidad de que enfermen. Luego ya se sabe, un ser vivo enfermo como son estos árboles, están más expuestos a los ataques de esos y de otros hongos, como el oidio blanco. Un árbol sano en cambio, es mucho más resistente a cualquier tipo de enfermedades.

Esto que acabo de comentar se manifiesta claramente en los plátanos que tenemos en Zamora, y que cualquiera puede observar:

Los árboles que se han podado y/o desmochado de forma exagerada como los de la plaza de Viriato, los de la acera de los números impares de la Avenida de Requejo (entre Cardenal Cisneros y la Amargura) y los de la calle Magallanes que lindan con el Parque de León Felipe, por poner solo tres ejemplos, presentan un grado muy alto de dicha enfermedad.

En cambio, otros ejemplares que apenas se han podado, en esas mismas calles o en otras como los de Cardenal Cisneros o los de La Marina, presentan un aspecto vigoroso y completamente sano, o con una incidencia mínima de la enfermedad. ¿Algo tendrá que ver entonces, digo yo, esas formas de podar y desmochar los árboles? 


Arboleda de la Plaza de Viriato, que se poda cada año, enferma.


Por lo tanto, suplico a los responsables municipales que antes de sentenciar a un árbol que viene acompañándonos desde hace muchos años por la agradable sombra que nos proporciona además de otros notables beneficios, y de acudir a esos costosos y nocivos tratamientos, cumplan primero con las sencillas normas que necesitan para mantenerse fuertes y sanos, que son bien elementales como ya hemos visto, evitando sobre todo las podas innecesarias; Luego, si la enfermedad persiste, ya habrá ocasión de tomar otras medidas más drásticas, siempre contando con el criterio de los más expertos.  

Añado un enlace de opinión sobre talas, podas y otras malas acciones contra los árboles de Ramón Rodríguez Sanz, que publicóLa Opinión de Zamora (14-07-2007):

“Los árboles son sus enemigos” 

http://www.laopiniondezamora.es/secciones/cartaLector.jsp?pNumEjemplar=1951&pIdCarta=1916


cardenal-cisneros.jpg

Arboleda en bastante buen estado en Cardenal Cisneros.


                                                  Octubre 2014